jueves, 3 de julio de 2014

EL ARTISTA MURIÓ ANTES DE TERMINAR SU OBRA

En cierta ocasión, en una galería de arte se exhibían trabajos de distintos artistas contemporáneos, en los diferentes salones se podían ver ubicados en forma muy ordenada, obras de arte realmente delicadas; cuadros pintados al óleo, esculturas en mármol, madera, yeso; pero había uno que lo ubicaron en la parte central de la galería; un bloque de mármol casi sin ser trabajado, apenas sí se podía esbozar el semblante de lo que tal vez iba a ser la talla de un hombre, no se podía distinguir muy bien los rasgos del rostro, pero debajo de la piedra tenia esta inscripción: “el artista murió aquí”. En esa etapa, la piedra mostraba aun toda su crudeza, era un rudo bloque de mármol en el que apenas habían iniciado la tarea de esculpir; todo el genio del artista no pudo ser liberado, no tuvo tiempo de exteriorizarse al través del cincel y el martillo. Lo único que daba cierto valor a esa obra inconclusa, era el prestigio del malogrado artista. Esta escena me trae a la mente la multitud de adolescentes y jóvenes alrededor del mundo, que transitan las sendas de la vida sin objetivos, sin tener un rumbo fijo;
en otras palabras, con una vida “sin forma alguna” Jóvenes que comenzaron el sueño de abrazar una profesión, pero en sus primeros pasos, el contacto con drogas, hicieron añicos esos sueños. O tal vez una mala compañía apartaron sus pasos del camino de la disciplina y dedicación al estudio. El mundo se encuentra cargado de historias así. Jóvenes que eran promesas de sus padres, y terminaron en oscuro rincón del barrio, sin tener la capacidad de abandonar lo que le está causando daño. Si un artista tuviera que replicar la semblanza de muchos jóvenes en un pedazo de mármol; no podría concluir su obra, más que emular lo que se exhibía en la galería de arte que hemos referido. Una ruda piedra apenas trabajada y con una inscripción abajo: “el artista murió aquí” Aunque en este caso, tendríamos que escribir lo siguiente: no le han permitido al artista completar su obra. Porque el único que puede dar forma a la vida es Dios. La generación de hoy vive su experiencia más triste, porque se han olvidado de Dios. El artista no murió, el sigue vivo y puede reencausar las vidas destrozadas por malas decisiones, y por causa del pecado. Dice la Biblia: de modo que si alguno esta en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí  todas son hechas nuevas. Solo el poder de Dios obrando a través de Jesucristo, puede transformar tu triste realidad, en una obra de arte. “Una nueva persona”

Seguidores