jueves, 3 de julio de 2014

EL ARTISTA MURIÓ ANTES DE TERMINAR SU OBRA

En cierta ocasión, en una galería de arte se exhibían trabajos de distintos artistas contemporáneos, en los diferentes salones se podían ver ubicados en forma muy ordenada, obras de arte realmente delicadas; cuadros pintados al óleo, esculturas en mármol, madera, yeso; pero había uno que lo ubicaron en la parte central de la galería; un bloque de mármol casi sin ser trabajado, apenas sí se podía esbozar el semblante de lo que tal vez iba a ser la talla de un hombre, no se podía distinguir muy bien los rasgos del rostro, pero debajo de la piedra tenia esta inscripción: “el artista murió aquí”. En esa etapa, la piedra mostraba aun toda su crudeza, era un rudo bloque de mármol en el que apenas habían iniciado la tarea de esculpir; todo el genio del artista no pudo ser liberado, no tuvo tiempo de exteriorizarse al través del cincel y el martillo. Lo único que daba cierto valor a esa obra inconclusa, era el prestigio del malogrado artista. Esta escena me trae a la mente la multitud de adolescentes y jóvenes alrededor del mundo, que transitan las sendas de la vida sin objetivos, sin tener un rumbo fijo;

Seguidores