miércoles, 25 de diciembre de 2013

David y Mical "un matrimonio de alto voltaje"


 En el primer libro del profeta Samuel en la Biblia, (capítulos 14,17-19) se relata algunos entretelones del matrimonio de David con la hija menor del rey Saúl, la mujer se llamaba Mical, cuyo significado quiere decir “recipiente o arroyo”, y para comprender mejor el final que llegara esta pareja, debemos repasar algunos sucesos que ocurrieron en la vida de sus protagonistas. Jonatán era el hermano mayor de Mical, con quien David mantuvo una amistad como pocos en la historia sagrada. De acuerdo con la lectura, David era un joven talentoso, además era de buen corazón. El mismo rey Saúl en una primera etapa, amaba a este hijo de Isaí, al punto que le ubicó en el palacio como músico personal, y también en su ejército, al frente de una compañía selecta de valientes. Luego que David venciera al gigante Goliat, dirigió en varias ocasiones batallas importantes del ejército de Israel, y de todas ellas volvía victorioso. En uno de sus regresos, un grupo de doncellas de Israel, habían conformado un coro, cuyo estribillo decía, “Saúl mató a sus miles, y David a sus diez miles”. Desde aquel día, Saúl miró con malos ojos a su flamante oficial, tuvo celos de él, e intentó matarlo en más de una ocasión, procurando enclavarle contra la pared arrojándole una lanza. Tras el fracaso en su intento, lo nombró en su ejército como capitán de miles, sacándole el privilegio de comandar escuadrones, y ubicándolo en un sector de alto riesgo, de tal forma que se viera obligado a pelear en primera fila, donde la chance de salir ileso era mínima. Aun así, este hijo de Isaí volvía victorioso de todas sus batallas, porque una cosa era evidente, Dios estaba con él. Dijo entonces Saúl, no será mi mano sobre él, En el fondo, le tenía temor. Entonces cambió de estrategia, comenzó a planificar minuciosamente su muerte. Fue así que le ofreció primeramente a su hija mayor MERAB como esposa, con el disfrazado pretexto de pelear todas las batallas del Eterno, pensando en su corazón “en algún momento tiene que morir”, Pero David respondió a esta oferta con las siguientes palabras. (1Sam18:18) ¿Quién soy yo, o qué es mi vida, o la familia de mi padre en Israel, para ser yerno del rey? Se interpreta estas palabras como un “no tengo mucho interés en concretar esta unión”. No sabemos si Merab era de su agrado o no, tal vez en realidad no se sentía digno de llegar a ser yerno del Rey, o simplemente temía a Saúl. Lo concreto es que cuando llegó el tiempo en que debía casarse su hija mayor, fue dada como esposa a un tal Adriel meholatita. Sin embargo, al poco tiempo, surgió una nueva esperanza de poder mantener a David cerca de él; sus siervos le pusieron al tanto que su hija menor MICAL estaba enamorada del músico personal del rey.

AQUÍ COMIENZA ESTA SINGULAR HISTORIA

¿Cómo supieron los siervos de Saúl, que Mical estaba enamorada de David?, lo más probable es que la misma joven haya comentado en algún momento, lo atractivo que le resultaba este dulce y apuesto cantor y músico del palacio de su padre. ES POSIBLE que Mical pasara horas observando y deleitándose en escucharlo como ejecutaba el arpa este talentoso joven, además, todas las muchachas de Israel comentaban que el nuevo oficial del palacio era valiente y victorioso, con lo que se había ganado el respeto de todo el ejército de Saúl. En honor a estas virtudes las mujeres de Israel compusieron aquel coro que trajo discordia en la corte de Saúl. FINALMENTE la secreta admiración de Mical, había quedado al descubierto, de haber vivido en esta época, lo hubiera delatado que el nombre de David apareciera en la tapa de su cuaderno, o el dibujo de un corazón con la inscripción que dijera DAVID Y MICAL, o que en su celular tuviera un retrato de joven. Algunos de los métodos aplicados a esa época, logran que la información se filtrar hasta llegar a oídos de su padre. Y nada debería extrañarnos que también el propio David se enterara del asunto.

De acuerdo a las costumbres de la época, todos los casamientos eran arreglados por los padres, ellos eran los encargados de buscar la pareja para sus hijos. Este es el único caso que se registra en la historia Bíblica, que la concreción de un matrimonio, surgiera del amor espontaneo de una joven. No dice que el pretendiente vino a tratar de conquistarla, o que el padre haya obligado a la hija casarse con este oficial de su ejército. QUEDA CLARO en el desarrollo de los acontecimientos, que este matrimonio surge a partir de un AMOR MANIFIESTO, oculto por algún tiempo, pero que a esta altura ya era un secreto a voces. ENAMORADA DEL MUSCIO EXCLUSIVO DEL PALACIO. La única excepción de MUJER ENAMORADA que figura en la Biblia es la “SUNAMITA” en el relato poético de Salomón en cantar de los cantares. Los otros relatos de amor, tienen otro color, otro aroma, como el caso de Isaac y Rebeca (Gen24:67).

Ante la primera propuesta de Saúl de darle a Merab como esposa, David con suma elegancia dio a conocer su falta de interés por la joven. Sin embargo al conocerse que la ofrecida se trataba de la hija menor, el joven músico no mostró desinterés, al contrario, le pareció casi un imposible lograr juntar los méritos necesarios para cristalizar ese deseo. Su gran preocupación fue su escaso recurso económico para juntar la dote, con la finalidad de merecer la aceptación del padre. SU excusa ya no se centraba en una falta de interés por la novia, sino en una barrera social que significaba para un hombre de pueblo juntar lo suficiente, para cubrir la dote de una princesa.

“LA DOTE” en oriente era para la familia de la novia, cuando los padres daban a sus hijas en matrimonio, ciertamente estaban disminuyendo la posibilidad de producción de la familia y por lo tanto significaba un deterioro económico. Por ello el joven pretendiente, tenía que ofrecer alguna compensación a la familia de la novia, que no siempre tendría que ser con monedas de metal, también se podría pagar con servicios. Tal fue la situación de Jacob cuando trabajó 7 años por su amada Raquel. (Gen. 29:18). Cuando el rey Saúl se enteró de la preocupación de David, le facilitó este trámite, pidiéndole que le entregara como dote, la vida de cien filisteos, que en ese tiempo eran archienemigos de Israel. CUANDO DAVID se supo de esta propuesta, le agradó la noticia, Y se registra en la historia, que aún no había llegado el plazo puesto por el rey, que ya David había salido en busca del monto establecido. Y contra todo pronóstico que pudiera imaginar Saúl, el joven pretendiente vuelve anticipadamente con la muestra de haber matado 200 filisteos, el doble de lo exigido. Todo esto tiene una sola explicación. Que el joven músico también estaba enamorado de la hija menor del rey.  

ESTA ENTERNECEDORA HISTORIA CONCLUYE CON EL CASAMIENTO DE DAVID CON LA PRINCESA MICAL HIJA DEL REY DEL ISRAEL (1Sa18:27)

Los primeros datos de este flamante matrimonio estaban cargados de romanticismo, coraje, y decisión. Es notable como el amor logra construir cosas inimaginables, EL AMOR DE ESTA PAREJA LOGRA ALGO que pocas veces se registra y se reconoce. El valor de protección que ejerce un verdadero AMOR. Consideremos las palabras de 1Sa18:28 “Pero Saúl, viendo y considerando que Jehová estaba con David, y que su hija MICAL “LO AMABA” tuvo más temor de David”. El amor de Mical, fue un muro de defensa para su esposo. ESTA DEFENSA SE VISUALIZA EN FORMA EFECTIVA EN EL relato del cap.19 Saúl da órdenes específicas a sus criados y a Jonatán que matasen a David. Ahora ya existía una orden real de asesinarlo a sangre fría. Y para que tengamos una idea de la seriedad de esta orden, pongo como ejemplo el episodio del 1Sa20:33 “Entonces Saúl le arrojó una lanza para herirlo”; de donde entendió Jonatán que su padre estaba decidido a matar a David. No tuvo reparos de arrojar la lanza contra la humanidad de su propio hijo, quien por amistad comenzó a interceder en favor del músico ante su padre. CONCLUSIÓN, si trató de matar a Jonatán su hijo, no tendría problemas de hacerlo también con Mical si esta se interpusiera en su camino. A pesar de semejante riesgo, MICAL Toma la decisión de proteger a su esposo, porque realmente lo amaba. Nadie arriesga su vida por algo que no ama. Vemos a esta joven esposa “valiente” “decidida” “ingeniosa” dispuesta a correr el riesgo de su propia vida.

A pesar de todas estas ventajas, Saúl nunca pudo poner la mano sobre el joven David. Y esto que comento a continuación es una verdad escrita a fuego. Cuando Dios no autoriza algo, nada puede suceder a una persona que vive bajo su protección, ¿quién más poderoso que Saúl en ese momento en Israel? sin embargo nada pudo hacer para cambiar esta realidad. Esta parte de la historia concluye con una huida obligada de David para salvar su vida, y una esposa que se queda viviendo sola, y por decisión de su padre, es dada como esposa a un tal Palti hijo de Lais (1Sam25:44)

CUANDO LOS ESPOSOS PIERDEN LA CAPACIDAD DE DECODIFICAR LOS MENSAJES

Pasaron los años, y varias cosas sucedieron en forma paralela en las vidas de nuestros protagonistas. Por un lado es posible que David recibiera la noticia que su flamante esposa fue dada a otro hombre. Por el otro lado Mical, recibe una permanente información de la suerte de su amado. (1sam21) visto en la ciudad de los sacerdotes; refugiado en tierra de Gat; escondido en la cueva de Adulam; y finalmente tomando como mujer a una tal Abigail que acababa de enviudar.

Con el correr de los años, luego de la muerte del rey Saúl, David asume el reino de Judá y más tarde hace lo mismo con el trono de Israel. Unificado el reino, la primera condición que exige David, es que le restituyan a su esposa Mical. Que honra para aquella mujer, aun después de tantos años, y a pesar de haber estado casada con otro hombre, su primer amor se acordara de ella y lo reclamara. Debo resaltar que era evidente que Mical tenía un talento especial, una virtud particular, además de su valentía y hermosura. Cuando los enviados fueron a recuperarla, su segundo esposo, aun bajo riesgo de perder la vida, venía tras ella llorando sin resignación, porque no estaba dispuesto a perderla tan fácilmente. Conclusión, era una gran mujer. LA PREGUNTA obligatoria ¿qué había sucedido con David y Mical para que muriera el amor y se separaran para siempre? No los separó el peligro de muerte, no los separo el olvido ni el tiempo, no les apartó la interferencia de terceras personas. La única respuesta que me queda. “Perdieron la capacidad de decodificar sus mensajes el uno del otro” (2Sa6:16) relata cuando Mical la hija de Saúl observando desde una ventana a su marido mientras danzaba delante de arca de Dios, le menospreció en su corazón. Vamos a traducir esta escena diciendo, no estaba acompañando el proceso que su esposo estaba experimentando en esos momentos. Pasa en muchas parejas de hoy, no acompañan el momento en que vive su cónyuge en lo laboral, familiar, religioso o emocional. La primera fotografía del escenario nos muestra a los esposos ubicados en distintos ambientes, con diferentes ángulos de observación e interpretación de un mismo mensaje. Uno habla en el lenguaje espiritual y el otro de lo emocional. Ambos son importantes en el equilibrio de un matrimonio.

RAQUEL Y JABOC pasaron por una experiencia similar cuando ella le reclamó a su marido en (Gen30.1) “dame hijos o me muero”, en esos momentos Raquel se estaba conduciendo en forma emocional y no de manera racional. Jacob le respondió ¿soy yo Dios? En realidad no creo que Raquel creyera que Jacob pudiera actuar como Dios, pero en realidad le estaba reclamando a gritos que le ayudara a sobrellevar su carga emocional. Dios desea que los esposos se atiendan unos a otros, no solo en lo físico, también en lo emocional. Por eso dice en 1 corintios 7:3 el marido cumpla su deber conyugal con su esposa, y así mismo la esposa con su marido.

Seguidores