lunes, 20 de agosto de 2012

UNA REINA DE PELICULA


ESTER capítulo 1:1-12
“Y aconteció en los días del rey Asuero” parece el inicio de un cuento de cosas increíbles, como si se tratara de una novela, de un cuento de hadas o Blanca Nieve. Que mujer joven no habría soñado en algún momento protagonizar una historia como la que acabamos de leer. El caso de Ester tiene algo de parecido con la fantasía. Con la diferencia que no se trata de un cuento, sino una historia real. Una joven judía, huérfana, viviendo en un país extraño sin demasiadas expectativas de acuerdo a esa realidad. De pronto un giro en su historia, y pasa a ser la protagonista principal del palacio, en el imperio más poderoso del mundo de ese entonces. Por cosas impensables que pueden suceder en la vida, la convierten en la esposa del rey Asuero, y por lo tanto en la reina de Media y Persia.

El libro de Ester tiene un estilo único en la forma en que fue escrito, en su recorrido nos encontraremos con escenas de exhibición de poder humano, de vanidad, de lujo, ejercido por el rey que protagoniza esta narración. El relato contiene también escenas dramáticas, por momentos condimentados con intriga, que de alguna forma dan a esta historia, hasta casi con un estilo novelesco. Por la forma en que se relata, y porque no se cita en ninguna parte a la persona de Dios, ni si quiera se hace referencia a algún rito de sacrificio o adoración, fue que por mucho tiempo este libro ha sido considerado en esa línea, como “una novela fantástica”.

 Pero Dios quiso que esta parte de su libro se escribiera así. Para darnos a conocer aspectos importantes de su persona y sus propósitos. 

Dentro de los escritos judíos, el libro de Ester se encuentra agrupado en los rollos, que figuran 5 en total, y se los llama “Ketuvim”. Habitualmente se leen en las fiestas. Se reserva un rollo para cada fiesta en particular, el libro de Ester es el más apreciado, se lee y se canta en la fiesta de purim. Los otros componentes del “ketuvim son Cantar de los Cantares, Rut, Lamentaciones, Eclesiastés. 

Vs.1 Y aconteció en los días de Asuero (el Asuero que reinó desde la India hasta Etiopía sobre ciento veintisiete provincias), esto que figura en el pasaje como una aclaración, ha ayudado muchísimo a respaldar este relato como historia. Porque efectivamente se confirmaron numerosos datos aportados por la Palabra de Dios. Muchos historiadores utilizaron los escritos Bíblicos para direccionar sus investigaciones. En la época que se desarrolla nuestro relato, un grupo no pequeño de judíos se encontraba aún en Babilonia, a pesar de haber sido declarados libres para regresar a Jerusalén (Esd 1; 2) hacía más de cincuenta años. No obstante, parte de la colectividad había decidido quedarse en esas tierras, los motivos reales serán difícil de asegurar, pero pudiera ser que ya se habían acomodado a la población donde estaban, o quizás porque no querían correr el riesgo de transitar ese largo y peligroso camino hacia Jerusalén, lo cita el libro de Esdras; o pudiera ser que el aspecto religioso de reedificar Jerusalén y el templo no les despertaba entusiasmo alguno, porque quizás ya la habían desarraigado del corazón. Pareciera que esto último podría ser uno de los motivos, tal vez por eso no encontramos nada que haga referencia a sacrificios, o liturgias, o que en alguna parte del libro se nombre aspectos de la ley de Moisés. Este versículo 1, se desarrolla durante el cuarto año del reinado de Jerjes. Los primeros 3 años, fue el proceso de consolidación del reino. Nada hace pensar que el monarca de turno, tuviera cierta simpatía por los judíos, o que tuviera alguna inclinación piadosa hacia los pueblos sometidos por su imperio. Asuero era un rey pagano por excelencia, disipador, soberbio, arrogante. Sí, en ese tiempo sucedió esta historia. Pero dice el libro de Prov21:1 “Como los repartimientos de las aguas, Así está el corazón del rey en la mano de Jehová;  A todo lo que quiere lo inclina”. Cuando se estudia el libro de Ester, y se analiza el pasaje de proverbios, podría formular la siguiente pregunta, ¿entonces Por qué preocuparse acerca de quién está en el Congreso, en el palacio de gobierno, en la Casa Blanca, en el Kremlin? Dios tiene el control de los reinos del mundo, fue así en aquel entonces y también este tiempo. El escrito de Daniel hace referencia al mismo tema cuando dice Daniel 2:21 “El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos” (Dios está a cargo). Vamos a comenzar analizando los movimientos realizados por Dios, para preparar el escenario a fin de ejecutar su voluntad.

ASUERO ENTRA EN EL ESCENARIO DE DIOS

La misma arrogancia de Asuero es utilizado como instrumento de Dios. El pensamiento de organizar una fiesta que iba a durar 6 meses y 7 días, surge de la soberbia de su propio corazón. Luego de 3 años de intenso trabajo, por fin pudo establecerse bien en el trono, cuando logró conseguir lo que él pensaba que era suficiente. Lleva a cabo esta fiesta en su propio palacio, no una festichola común, durante 180 días el palacio real se ocupó única y exclusivamente en agasajar, festejar, danzar, emborracharse, con los invitados, ¿quiénes eran estos invitados? los 120 príncipes y gobernadores de cada una de las provincias de su extenso territorio, según la traducción de 1960, dice que estuvieron los más poderosos de Persia y de Media. Es posible que parte de todo esto fuese simple vanidad, mostrar la gloria de su reino, todos los lujos, los detalles de su palacio, de su casa de descanso, el templo de sus dioses, sus deportes favoritos, “El programa real incluía un tour por todo el palacio, sus dependencias, sus riquezas”. Pero dice también, que fue para mostrar el brillo de la magnificencia de su poder. EVIDENTEMENTE, hubo un desfile militar, con toda la artillería, esto se llama “AGASAJO E INTIMIDACIÓN”. Cuando todo eso acabó, evidentemente se había cumplido a cabalidad sus deseos, “que todos los poderosos de su imperio” tuvieran una información pormenorizada de su poder. Ahora se dio al verdadero festejo, la primera parte fue el aspecto político/diplomático. La segunda fiesta, fue el festejo del éxito. Entonces la invitación fue para el pueblo, en el huerto o en el jardín del palacio, allí bebieron el vino del rey, según su generosidad. En ese ambiente relajado “alma, muchos bienes tienes para ti” en este caso no vino el ángel de la muerte para pedirle su alma, pero si puede verse a Dios obrando en ese escenario, nos imaginamos poco que Dios pueda estar obrando su voluntad en semejante ambiente (pero nos equivocamos). En medio de la alegría y efecto del vino, Llega la voluntad de Dios, y “el indicado” debe actuar. El rey pide la presencia de Vasti su mujer, la quiso exhibir porque era muy bella. Y ella se negó. La reina también estaba de fiesta. No sabemos si la negativa fue porque ella también estaba bajo los efectos del alcohol, o si en un acto de extremada vanidad, pensó que su belleza, era suficiente como para sentirse segura, y contradecir de esa forma a una orden del rey.

LECCIONES QUE ME DEJAN ESTA LECTURA HASTA AQUÍ

1.- El programa de Dios se cumple, conforme a lo que está escrito en su Palabra, no importa cuán complicado sea el escenario, ni cuan corrupto se encuentre el ambiente, ni si quiera entorpece el programa de Dios, la propia incredulidad de su pueblo. Hoy Israel no ha hecho un solo mérito para que Dios se manifieste entre ellos, pero no por eso dejará de hacerlo cuando llegue el tiempo. No importa en qué condiciones de fe o expectativa de su venida se encuentre la iglesia de Jesucristo en este tiempo, Dios aun así, va a actuar cumpliendo lo que de antemano ha dado a conocer. Advirtió que en los últimos tiempos la profesión de fe iba a sufrir un deterioro inigualable, la calidad de cristianos disminuirían, al punto de preguntarse el Señor, cuando el Hijo del Hombre venga a este mundo por segunda vez, ¿hallará fe en la tierra?

2.- Nunca la soberbia y la vanidad han conducido a nadie a un buen final. Debemos reconocer que es una inclinación humana muy difundida. SOBERBIA – VANIDAD – DEMOSTRACIÓN. Se pude hacer una demostración de Sabiduría, se puede tratar de impresionar a la gente con un derroche de conocimientos e inteligencia. Se puede llevar adelante una demostración de riquezas, por el tipo de construcción de su vivienda, por los muebles que utiliza para decorar, por el tipo de joyas que usa, etc. Mucha gente hace demostración de poder, los que ocupan algún cargo, los que tienen muchas posesiones, También se puede hacer una demostración de belleza. Decía san Agustín en una de sus frases “La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”- “La soberbia nunca baja de donde sube, porque siempre cae de donde subió” fueron palabras de Francisco de Quevedo. Esta ha sido una fiesta que ha comenzado brillantemente, pero tiene un final para el olvido. El enojo del rey no tenía nombre. Semanas, meses le llevó al rey olvidar semejante vergüenza. El soberano de la tierra ordena, y su esposa se da el lujo de negarse delante de todo el mundo. Imaginemos aquí la crónica amarilla. El diario popular, radio del vulgo ¡como estarían comentando semejante hecho!

3.- Cuando lo increíble se convierte en realidad en las manos de Dios. Para que Dios cumpliera su voluntad, Vasti por más bella que haya sido, no podía continuar siendo la reina, Dios iba a poner allí a una mujer judía. En esa fiesta, Cada uno iba a beber según su preferencia, y evidentemente que la capacidad del rey era enorme, porque bajo los efectos de sus mezclas espirituosas, el hombre estaba totalmente preparado para ejecutar los planes de Dios. Vasti no podía seguir siendo reina, Dios necesitaba a alguien en el trono que pudiera responder a su plan. En su programa figuraba que una muchacha judía debía sentarse como reina, (imposible en un reino pagano) y esa joven venía de una clase social esclava (inverosímil), pero esta lección que aprendo en este libro. Cuando Dios establece que algo debe suceder, no hay nadie, ni nada, ni reglas ni leyes que pueda impedirlo.  (CONTINÚA)


Seguidores