lunes, 20 de agosto de 2012

UNA REINA DE PELICULA


ESTER capítulo 1:1-12
“Y aconteció en los días del rey Asuero” parece el inicio de un cuento de cosas increíbles, como si se tratara de una novela, de un cuento de hadas o Blanca Nieve. Que mujer joven no habría soñado en algún momento protagonizar una historia como la que acabamos de leer. El caso de Ester tiene algo de parecido con la fantasía. Con la diferencia que no se trata de un cuento, sino una historia real. Una joven judía, huérfana, viviendo en un país extraño sin demasiadas expectativas de acuerdo a esa realidad. De pronto un giro en su historia, y pasa a ser la protagonista principal del palacio, en el imperio más poderoso del mundo de ese entonces. Por cosas impensables que pueden suceder en la vida, la convierten en la esposa del rey Asuero, y por lo tanto en la reina de Media y Persia.

El libro de Ester tiene un estilo único en la forma en que fue escrito, en su recorrido nos encontraremos con escenas de exhibición de poder humano, de vanidad, de lujo, ejercido por el rey que protagoniza esta narración. El relato contiene también escenas dramáticas, por momentos condimentados con intriga, que de alguna forma dan a esta historia, hasta casi con un estilo novelesco. Por la forma en que se relata, y porque no se cita en ninguna parte a la persona de Dios, ni si quiera se hace referencia a algún rito de sacrificio o adoración, fue que por mucho tiempo este libro ha sido considerado en esa línea, como “una novela fantástica”.

Seguidores