domingo, 15 de enero de 2012

"TIEMPO" - UNA PALABRA DE SEIS LETRAS


El libro de Eclesiastés, pertenece a los escritos del rey Salomón. En el cap.3  trata sobre un tema puntual llamado TIEMPO. Palabra corta de apenas 6 letras, pero que ha desatado una amplia gama de pensamientos filosóficos.  Para que el ser humano puedira valorar su tiempo, ha ideado un sistema de agenda o calendario. La historia registra algunos como “el inca” “el azteca” “el babilonio” “el egipcio” la mayoría de ellos basados en el año lunar. Los EGIPCIOS fueron los primeros en utilizar el año solar. Actualmente los que poblamos el planeta, hemos adoptado el calendario gregoriano, eso nos ayuda a medir periodos de tiempos mas largos, como los años, los meses y las semanas. Satisfecha la necesidad de medir el tiempo en espacios largos, fue indispensable también medir el tiempo en espacios mas cortos, entonces el hombre ha ideado un mecanismo para mesurarlo, así inventaron el reloj.


Los antiguos utilizaban el reloj de arena, luego aparecieron los mecánicos, hoy día los relojes digitales han ganado practicamente todo el mercado. No obstante a la tremenda dedicación de los expertos en busqueda de exactitud, tanto los calendarios como los relojes pueden mostrar pequeños errores en sus cálculos. Porque sencillamente son inventos humanos.


El Creador ha dispuesto que los astros y planetas de su universo, en sus constantes momivientos, actuen como un medidor del tiempo. Es así que estos cuerpos celestes se constituyen en el cronómetro de Dios, que dicho sea de paso no se atrasan nunca. El día en que estos planetas se detengan, se detendrá “el tiempo”
¿QUÉ ES EL TIEMPO?
En la Payada de Martín fierro, “Payada” se llama a la poesía cantada con el acompañamiento de una guitarra. Se caracteriza por ser palabras improvisadas entre dos o más payadores sobre un mismo tema. Por lo general los argumentos que se abordan son: “el origen de la vida” “el amor” “el hogar” o “la muerte”. En las últimas páginas del Martín Fierro, el moreno payador pregunta a Martín: "respóndeme al momento, cuando formó Dios el tiempo, ¿por qué lo dividió?" Entonces Martín Fierro le responde: "voy a decir según mi saber alcanza, el tiempo solo es tardanza de lo que está por venir, no tuvo nunca principio, ni jamás acabará, porque tiempo es una RUEDA, rueda es eternidad, y si el hombre lo divide, solo lo hace en mi sentir, por saber lo que ha vivido o le resta por vivir"
Para que podamos comprender mejor el valor de cada espacio de tiempo, deberíamos preguntar al estudiante, el significado de un año, cuando le ha tocado fracasar en un exámen final y repetir el año lectivo. O el valor de un mes a una madre que ha dado a luz a un hijo prematuro. Para entender el valor de una semana, pregúntele al editor de un semanario lo que significan 7 días. Lo que significa una hora, nos podría informar un novio amante que espera el tiempo de una cita. El valor de un minuto nos podría detallar alguien que ha perdido el tren. Lo que vale un segundo, podría explicar quien ha salido ileso de un accidente. Y una milésima de segundo, hace la diferencia entre una medalla de oro o plata en compentencia olímpica. 
El rey Salomón en su escrito, enumera 14 pares de sucesos comunes en el acontecer del hombre, se contraponen unas a otras. En llegar a entenderlos será de gran beneficio para nuestra relación con nuestro creador. El pasaje nos deja entrever que Dios tiene el control de todas las cosas, nada de lo que suceda en este mundo, en tu vida, en mi vida, está fuera del conocimiento y el control de Dios. El hombre al ser creado a imagen y semejanza de Dios, puede comprender el significado de eternidad. Pero nuestra condición de caídos en pecado, nos impide comprender el “para qué” Dios ha programado así la vida.
SALOMÓN descubre que los sucesos le pertenecen a Dios, está en sus planes, ha sido planificado por él, pero no puede entender el “para que” lo ha establecido de esta forma, (porque actúa mirando solo por debajo del Sol) por eso le llena de hastío los sucesos de la vida. En el proceso de formación del liderazgo de MOISÉS, no todo ha sido placentero para él, pero fue el mecanismo que le ha dado forma como tal, y llegó a ser lo que fue. No toda la experiencia del apóstol PABLO ha sido agradable, pero fue el medio por el cual el Señor formó ese instrumento para su gloria. La vivencia del HIJO de DIOS en este mundo, un alto porcentaje, han  sido experiencias de mucho dolor, nació bajo el peligro de ser muerto al nacer, no ha venido al mundo en un lugar seguro y digno, tuvo que ser escondido por sus padres terrenales en los primeros años en Egipto para evitar ser muerto; en su niñez y adolescencia tuvo que sujetarse a sus padres, que no entendieron cabalmente su rol; fue así que le recriminaron en alguna ocasión cuando él se perdió de ellos. Trabajó como ayudante carpintero en su juventud, y en pleno desarrollo de su ministerio, fue rechazado, burlado, tentado por Satanás, abandonado por sus amigos y traicionado por uno de sus propios discípulos. ¿A Cuál de estas experiencias lo podríamos llamar de "extremo placer"? Todo hombre de Dios va a encontrar en su camino, una gran variedad de experiencias dolorosas, negativas, desagradables, que muchas veces son más largas que las experiencias de placer, porque sencillamente aprendemos más del dolor que de la risa. “Cuando no entendemos esto”, y “cuando queremos modificar esto” que ha sido planificado por Dios, es que se produce un desbalance, es decir, las experiencias dolorosas de la vida, nos llevan a la depresión, y muchas veces nos pone en rebelión contra del plan de Dios. 

En los primeros dos capítulos de nuestro estudio, Salomón relata su experiencia vivida en busca de la felicidad, una lista no corta de experiencias muy humanas en las cuales se afanó él, y también nosotros nos vemos envueltos en ellos. Pero concluye su relato con una sensación de frustración y vacio. Porque todo es vanidad y aflicción de espíritu. En nuestra lectura de hoy, somos invitados a DIMENSIONAR “el tiempo” de acuerdo a los acontecimientos.

Vamos a ver el tiempo según Salomón en este caso “el hombre” y vamos a considerar el tiempo “según Dios”

La Biblia nos recomienda a tener en cuenta el tiempo y no malgastarlo, Pablo lo dice en Ef5:15-16 “Mirad, pues, que andéis con diligencia; no como necios, sino como sabios, redimiendo el tiempo, porque los días son malos” Y Moisés en su Salmo 90:12 “enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría”.

.- EL TIEMPO SEGÚN ECLESIASTÉS
Los acontecimientos más trascendentes de la vida humana, como el nacer y el morir, junto a otros menos importantes como el plantar y arrancar, están sujetos a la voluntad de Dios y no dependen del hombre. JEREMÍAS resume esta intervención de la providencia en su escrito del cap10 Jer10:23 Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina el ordenar sus pasos”.

LA VIDA MEDIDA DE ACUERDO A LOS ACONTECIMIENTOS

El escrito de Salomón en Eclesiastés dice: “todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”, cuando dice todo tiene su tiempo, se refiere no solo a su duración, sino también a su aparición. TODO APARECE EN UN MOMENTO UNICO, EXACTO Y PLANIFICADO POR DIOS, ni antes ni después, para ilustrarnos esta verdad, el escritor utiliza 14 contrastes, todos ellos en su mayoría, escenas muy corrientes, que sencillamente representan nuestra existencia.

1.- tiempo de NACER y tiempo de MORIR, es bueno resaltar que ninguna de estas situaciones se pueden acelerar. En más de una ocasión he escuchado decir a personas que pasan por alguna depresión, me quiero morir. O ¿por qué nací? Job llegó a hacer esta pregunta. Job 3.1-4 Después de esto abrió Job su boca,  y maldijo su día. Y exclamó Job,  y dijo: Perezca el día en que yo nací, Y la noche en que se dijo: Varón es concebido. Sea aquel día sombrío, Y no cuide de él Dios desde arriba.

Cuando Jeremías fue azotado por el sacerdote Pasur, evidentemente que los sufrimientos que tuvo fueron insostenible, él también deseo morir, Jer20:14  “Maldito el día en que nací; el día en que mi madre me dio a luz no sea bendito”. Estos personajes Bíblicos, nos ilustran, que ni el nacimiento ni la muerte dependen de nosotros. ¿Está alguno pasando por pruebas difíciles? Nos hace bien estudiar estos pasajes de las escrituras, porque nos ayudan a comprender un poco más los planes y propósitos de Dios. Tus sufrimientos no significan que Dios no te ama "Dios está trabajando en tu vida"

2.- “tiempo de PLANTAR y tiempo de ARRANCAR lo plantado”, así como el nacimiento y la muerte no están en nuestras manos el modificarlo. Del mismo modo, no se puede cambiar el tiempo de la siembra, las estaciones del año nos dictan cuando debemos realizar esa actividad, la cosecha también tiene su tiempo, si uno arranca lo plantado, si toma una fruta antes de su tiempo de madurez, no se puede comer, y si lo arranca fuera del tiempo, se echan a perder. Esto se cumple fielmente en lo tocante al cultivo de la tierra. Pero en el campo espiritual, esa dimensión cambia, allí siempre es hoy, nunca mañana, Jn4:35 ¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que venga la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega. Es el mismo concepto que nos deja en la experiencia de Jesús ante la demanda de frutos a la higuera junto al camino. Mat 21:19  Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente, y le dijo: Nunca más nazca fruto de ti, por siempre. Y al instante se secó la higuera. En la dimensión espiritual, el tiempo es HOY. No podemos decir, Señor, mañana te serviré o mañana te voy a obedecer, o recibir en mi corazón. De buenas intenciones está lleno el camino a la condenación.

3.- “tiempo de MATAR y tiempo de CURAR” esta parte del escrito de Salomón no es del todo muy agradable para algunos de nosotros, porque al parecer es una lucha entre la salud física y la muerte, los informes periodísticos nos habla continuamente de este tema, en la primera parte del noticiero, nos informan que alguien ha sido borrado de los mortales, por la acción delictiva de alguien que quiso arrebatarle un teléfono celular a alguien, y seguido a eso, un informe médico de alguna vacuna o avance contra el cáncer que va a salvarnos milagrosamente la vida.
Cuando vamos al campo espiritual, nosotros como hijos de Dios no hemos sido llamados para matar, aunque lo podríamos llevar a cabo, cerrando la boca cuando deberíamos testificar, sencillamente estamos matando, porque no avisamos al pecador que va camino al infierno, estamos contribuyendo a su muerte. Pero quiero resaltar, que fuimos llamados por el Señor, para el tiempo de curar. Y ese tiempo es hoy. La HISTORIA DEL HOGAR DE NIÑOS DE OTWOCK, Polonia, va a ilustrarnos el concepto que quiero transmitir. Aproximadamente un cuarto de los seis millones de judíos asesinados durante el Holocausto, eran niños. Se estima que sólo unos miles sobrevivieron. Algunos lograron esconderse, encontrando refugio en cualquier lugar posible, bajo el temor de ser descubiertos. Otros sobrevivieron ocultando su verdadera identidad, enfrentando el miedo y peligro constantes, en los que una palabra mal pronunciada podía conducir a la denuncia y muerte. Cuando la guerra terminó y fueron liberados, para la mayoría de ellos no significó el fin de los sufrimientos, ya que no tenían hogar al cual regresar. Hogares de niños fueron establecidos para esa imperiosa necesidad, tanto física como emocional de aquellos desamparados. Una de esas casas fue establecida en Otwock, Polonia. “Tiempo de curar” se centra en experiencias similares a esos niños recuperados que ingresaron al hogar de Otwock. Pasando por el doloroso proceso de curación y rehabilitación, porque tenían que volver a aprender a reír, a jugar, a confiar y por último a volver a “soñar”. NO PENSEMOS SOLO EN LOS ENFERMOS DE MUERTE POR defecto físico, sino en las miles de almas que hoy sufren y necesitan que alguien los sane. Cuenta la historia de una joven que ha vivido 15 años de tortura mental por su pasado. Cuando pequeña, mientras sufría los abusos sexuales, estaba absolutamente desorientada sobre lo que estaba pasando. Ella decía, “No tenía claro que yo no era la culpable”, a pesar de nunca haber opuesto resistencia. Luego de 15 años tuve la oportunidad de conocer a alguien que me hizo replantear mi actitud y pude liberarme de esa pesada carga. Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, se apoderó de su corazón. --- Es tiempo de “matar” los fantasmas de la vida pasada que nos persiguen, y a la vez es tiempo para curarnos de nuestras heridas del pasado.

4.- “tiempo de DESTRUIR y tiempo de EDIFICAR”. Cuando se construyo el supermercado allí en “los laureles” creo de la cadena super seis, sector villa morra, se pudo ver como casas que no parecían muy deterioradas, al contrario, estaban a tono con el barrio residencial, de pronto, grandes maquinarias formaron una cuadrilla, y en pocos días redujeron a escombro varias viviendas, cercaron el lugar con maderas. Y en semanas otra cuadrilla se encargaba de levantar el esqueleto de lo que constituiría el gran salón comercial del super seis. Fue tiempo de demoler algo, de destruir cosas que al parecer eran útiles todavía. Para levantar otra con una función diferente, e inclusive más rentable, ha dado vida a esa zona, hoy, un mundo de gente se vuelca al lugar, y son cientos de personas que trabajan para ganarse el pan. No siempre el hecho de destruir algo es sinónimo de perder y olvidarse, hay situaciones donde el destruir es perder un poco de algo que apreciamos y nos parece útil, para luego ver que se edifica algo mucho más eficiente, e imponente. Se sabe de gente que ha perdido su trabajo, para conseguir otro mejor. Cuando en la ciudad de Santa Fe Argentina vino aquella inundación tan grande, se estuvo orando por una familia Santafesina quienes habían perdido todo, meses después en sus palabras de agradecimiento, informaban que lo que Dios les retornó, fue mucho más de lo que ellos habían perdido. A JOB, le pasó lo mismo, tuvo mucho más de lo perdido en su proceso de prueba.

5.- “tiempo de llorar y tiempo de reír” C.S. Lewis educador y escritor cristiano, algunos de sus escritos llegaron a tener cierto prestigio como "Más allá del planeta silencioso", las "Crónicas de Narnia", él dijo que el dolor es el megáfono de Dios, nos susurra cuando reímos, pero cuando sufrimos nos habla en alta voz. La mayoría de nosotros anhelamos los días de risa porque nos resultan agradables, pero debemos reconocer, que fueron los momentos de dolor y de lágrimas que hemos aprendido las cosas más profundas de la vida. PERO NO SOLO HAY UN TIEMPO para llorar. También hay un tiempo para reír. Spurgeon dijo en cierta ocasión en su predica. Hay algunas cosas en este sermón que pueden llegar a provocar vuestra sonrisa, no se preocupe, no es pecado reír, prefiero causar una risa momentánea, que media hora de sueño profundo.

6.- “tiempo de endechar y tiempo de bailar” hay un tiempo en que los seres humanos debemos despedirnos de seres que amamos, sean estos familiares, amigos o conocidos, los antiguos murieron, el padre de la fe Abrahán murió, Salomón el rey más sabio murió a los 60 años, David su padre el escritor de tantos salmos, un hombre cuyo corazón era agradable a Dios, murió a los 70 años. Pero el mismo David tuvo que despedir a sus hijos que fallecieron antes que él. El endechar forma parte de nuestra historia, desde que Adán peco. Pero también hay un tiempo de bailar, es la forma en que el escritor sagrado describe la alegría, que puede ser con la risa o con el baile.

SALOMÓN nos deja una larga lista de contraposiciones: catorce positivas y catorce negativas, de alguna manera parecen que estas se anulan unas a otras dando como resultado UN GRAN CERO. Y formula su pregunta ¿qué provecho deja? ¿Hacia dónde conduce todo? Esta respuesta no lo vamos a encontrar en ninguna de las universidades. Las altas casas de estudios fueron ideadas para ayudarnos a formular preguntas, a discutir, a investigar, pero no nos dan las repuestas de la vida

El hombre fue creado para la eternidad y sus más profundos anhelos no puede ser completo con lo terrenal o lo temporal (3:9-11).  La aceptación de las obras divinas y dones divinos le trae al hombre su más completa satisfacción (3:12-13).  La mayor frustración del hombre viene cuando él trata de controlar las cosas a su manera y él sólo. Hay cosa que está más allá del control humano. Dios lo hace así para que le temamos y para que reconozcamos nuestra dependencia en El (3:14-15).

Culmino este comentario con las palabras del Salmo 90:12 “enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría



Seguidores