martes, 9 de agosto de 2011

CERRANDO CAPITULOS DE LA VIDA

Rut 4:1 Booz subió a la puerta y allí se sentó, y cuando el pariente más cercano de quien Booz había hablado iba pasando, le dijo: "Oye, amigo, ven acá y siéntate." Y él vino y se sentó.
El lugar más adecuado para vivir y analizar esta instancia de nuestra lectura, es justamente “la puerta”, no una cualquiera, sino la entrada principal de una ciudad. Se acuerdan de aquel coro que entonábamos en nuestra niñez, una sola puerta hay, mas son sus lados dos, adentro y afuera de cual lado estas. Un coro con palabras tan sencillas, pero con un mensaje tan profundo. Bueno, algo de eso tiene nuestro pasaje, porque efectivamente, es allí en la puerta de una ciudad, donde sucedían las cosas más importantes del día. Posiblemente la única abertura en ese “muro de protección de la ciudad”, el sitio en que sesionaba el tribunal y donde se ventilaban los asuntos públicos. Jerónimo, el historiador, señala que "los jueces se sentaban en las puertas para que la gente del campo no se viese obligada a entrar en las ciudades y sufrir perjuicio en ellas. Excavaciones posteriores a la época, revelaron que las ciudades tenían puertas con algunos espacios, para que la gente se reuniera y condujera sus negocios, sus actividades comerciales del día. Evidentemente era el punto neurálgico de la misma. Por lo tanto no sería muy difícil encontrar a los ancianos allí, y llamarlos como testigos de algún asunto.
Dice nuestro pasaje, que “Booz Subió a la puerta y se sentó allí”, uno de los personajes de nuestra historia, tenía algo importante que decidir en ese día, así que, “dejo de lado” todo cuanto tenía y se propuso tratar exclusivamente ese punto. El escritor de nuestro relato, al describir el “acto” realizado por Booz, utiliza dos expresiones que llamó mi atención, “sube” y “se sienta”. Libros de consulta que analizan el idioma en que se escribiera el texto, informa que estos verbos, están escritos en un tiempo verbal característico del lenguaje, y representa un evento perfectivo o terminado. Indicando que ese acto concluía “allí”, fue utilizado para indicar que esa acción tenía como final “ese momento”. Para Booz, el único propósito de su vida en ese instante, era estar allí donde el subió, es decir (no estaba de paso) como el otro pariente.
Es que se iban a tomar decisiones demasiado importantes, para hacerlo de otra manera. Y confirma lo que lo que los libros de consulta dicen, al respecto de ese tiempo verbal, porque la frase termina con, “se sentó allí”. El vocablo indica la determinación de concluir un asunto en ese día, y en ese lugar.

CERRANDO CAPITULOS DE LA VIDA

Existen situaciones en la vida cotidiana, que permiten tomar decisiones, cuyos resultados, o producto, no alteran en forma sustancial el rumbo de nuestra existencia, simplemente por postergar o dilatar el momento de decidir. Por ejemplo. Sé que debo corregir mi dieta, pero lo puedo hacer a partir de hoy o mañana, o en el curso de este año.

Seguidores