domingo, 15 de enero de 2012

Los primogénitos pertenecen a Dios


Hebreos 12:18-24
En realidad se podría utilizar la expresión PRIMOGENITO, para todo aquel que abre matriz por primera vez, tanto de los humanos como entre de los animales. Pero habitualmente el término se aplica para señalar al hijo mayor de una familia. Cuando es el primer hijo entre las bestias, se lo designa generalmente como primerizo, y se tratara de los primeros frutos, se lo llama primicia. Es de notar que en la Biblia, se utiliza el término no solo para señalar al primer hijo de una familia, sino también para indicar superioridad de alguien en particular, ya sea en tamaño, en rango, fortaleza o dignidad.
En cada hogar donde Dios bendice con hijos, hay un primogénito, porque es el primero que abre matriz. Y en la antigüedad, según el concepto oriental el hijo primogénito crecía con un destino especial. Era empujado a desempeñar un rol de pionero, una especie de líder natural. Se tenía el concepto de que ellos representaban la esperanza futura del linaje, como también la perpetuidad del nombre de la familia.
Según la tradición antigua, "y esto figura en la Biblia" Todos los hijos de la familia debían recibir partes iguales de una herencia, pero en el caso del primogénito, le correspondía una doble la porción.
Esta bendición en las Escrituras estaba señalado como un derecho de nacimiento. Y es lo que resume el libro de Deuteronomio, cuando especifica el caso de un hombre que tuviere dos mujeres, una amada y la otra aborrecida, y si la aborrecida le diere el primer hijo, ese debería ser el primogénito. (Deut. 21:17).
Este derecho de primogenitura que establece el libro de Deuteronomio, se refiere específicamente a un privilegio que está en relación al orden de nacimiento. Pero el concepto de primogenitura, no se reduce solo a la persona que ha nacido primero, sino a un privilegio que Biblia misma se encarga de revelar.
Comencemos a considerar algunos detalles en la vida de los patriarcas. Por ejemplo el caso de Abraham, él recibió una promesa de parte de Dios, que iba a constituirse en padre de multitudes, para establecer una herencia especial y bendición para el pueblo escogido y también para todas las naciones. Sin embargo, el primogénito de Abraham que fue Ismael. Este, no recibió la bendición, en cambio si lo recibe el segundo hijo que fue ISAAC, el hijo de la promesa, nacido de Sara.
Esta misma experiencia se repite en los hijos de Isaac, El primogénito de Isaac fue Esaú, pero este no recibe la bendición, en cambio el segundo hijo llamado Jacob si. Cuando el mismo Jacob tiene descendencia, su hijo primogénito llamado Rubén, no recibe de su padre la bendición de primogenitura, sin embargo lo recibe José, su undécimo hijo.
Y esta historia no termina aquí: cuando los hijos de José se acercan a Jacob para ser bendecidos, El primogénito de José era Manases, pero de ex profeso, Jacob cruza su mano y pone su derecha sobre Efraín y no sobre Manasés, José se molestó por esto y trató de corregir esta acción de su padre, sin embargo Jacob sabía lo que estaba haciendo y le dijo. Así debe ser y bendijo a Efraín como primogénito.
EN BASE A ESTOS CONCEPTOS BIBLICOS, SURGEN ALGUNAS PREGUNTAS:
1.- PRIMERA: ¿Porqué en estos casos especiales, la bendición no es dada como derecho de nacimiento al descendiente primogénito natural? Pablo algo de esto hablaba cuando estaba escribiendo su carta a los romanos.  Romanos 9:6-8 No que la palabra de Dios haya fallado. Porque no todos los que descienden de Israel son Israelitas; ni por ser descendientes de Abraham son todos hijos, sino que en ISAAC te SERA LLAMADA DESCENDENCIA. Esto es, no son los hijos de la carne los que son hijos de Dios, sino que los HIJOS DE LA PROMESA son considerados como descendientes. Finalmente de acuerdo con nuestra lectura, La bendición de la primogenitura:
.- Recae sobre aquel a quién Dios escoge.
.- Sobre aquel a quien Dios bendice,
.- A quien Dios le hace promesas,
.- A quien Dios permite que se acerque a Él,
.- A quén DIOS les da el privilegio de ser adoptado por ÉL.
"La definición espiritual de Primogénito, es dramáticamente diferente al concepto que habitualmente utilizamos".

EXAMINANDO EL TEMA DE LOS PRIMOGÉNITOS
Para que podamos entender mejor este tema, nos obliga a escudriñar más detenidamente algo que hace mucho tiempo había sucedido en Egipto. LA PRIMERA PASCUA. Los hijos de Israel eran oprimidos por Faraón y su pueblo. Dios cumpliendo su promesa hecha a Abraham de que su descendencia iba a volver de Egipto, envía a Moisés y con grandes maravillas saca Dios a su pueblo de la tierra de Egipto. Y entre todas sus maravillas manifestada ante Faraón, Dios elije la última plaga como el que iba a marcar la salida. La última plaga se trataba justamente de la muerte de los primogénitos.
2.- SURGE LA SEGUNDA PREGUNTA:
¿Porqué escoge Dios la muerte de los primogénitos como EL DETALLE, como la CLAVE para liberar a su pueblo?. Y LA RESPUESTA encontramos en el libro de Éxodo 4:22-23 Entonces dirás a Faraón: "Así dice el SEÑOR: 'ISRAEL ES MI HIJO, MI PRIMOGÉNITO. Y te he dicho: "Deja ir a mi hijo para que me sirva", pero te has negado a dejarlo ir. He aquí, mataré a tu hijo, a tu primogénito.'
El pasaje detalla que Dios ahora llama Primogénito a su pueblo escogido. Y la pascua pone una marca sobre este tema, porque se desarrolla de la siguiente forma. La primera pascua fue la noche cuando Dios paso sobre las casas de los Israelitas, que tenían la marca de la sangre del cordero en los postes y en el dintel de sus puertas, pero el hogar que no tenía la señal de la sangre, la muerte se manifestó en su interior.
LA PASCUA es entonces básicamente es una historia de SALVACIÓN y LIBERACIÓN, por eso es importante preguntarnos lo siguiente.
3.-  TERCERA PREGUNTA: ¿Quienes fueron salvados en la Pascua? ¿Todo Israel?, y un examen minucioso nos responde "No" Solo los primogénitos de Israel fueron salvados de la muerte por la sangre del Cordero. Habitualmente decimos que todo Israel fue salvo esa noche. En realidad todo el pueblo fue liberado de la esclavitud, pero solo el primogénito de cada familia y el primogénito de las bestias fueron salvos de morir. Por eso es una historia de salvación y liberación.
Luego de esa primera experiencia de la pascua, Dios establece en el cap. 13 de Éxodo, que todo primogénito de hombre y de bestia, debe ser consagrado a Él porque le pertenece. Éxodo 13:2 Conságrame todo primogénito; el primer nacido de toda matriz entre los hijos de Israel, tanto de hombre como de animal, me pertenecen.
POR LO TANTO: Este pasaje nos deja el concepto de que "La vida del salvado" pertenece a quien lo ha redimido. Dios salvo al primogénito de Israel, de modo que es requerido por Él como su pertenencia.
Dios dice: “Israel es mi hijo.” Israel es un pueblo bendecido, no hay otro como él a quien Dios haya llamado así, y mucho más aun cuando lo llama “Mi primogénito.” La nación de Israel nunca ha valorado esta realidad, aunque falta poco para que Israel como nación, se convierta de todo corazón al verdadero Dios. Pero vayamos a nuestro texto de hoy. (He. 12:23). "Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar. Os habéis acercado al monte de Sión, y á la ciudad del Dios vivo, a la Jerusalén celestial, á la compañía de muchos millares de ángeles, á la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos"
DIOS LLAMA a los redimidos por la sangre de Cristo. LA CONGREGACIÓN DE LOS PRIMOGENITOS. La congregación de los privilegiados. La congregación por la cual El Señor derramo su sangre. La congregación a quien El Señor reconoce. A quien dará su herencia, LA CONGREGACIÓN de hijos primogénitos.
"SOLO LOS PRIMOGENITOS SON REDIMIDOS, si la sangre del cordero no ha sido derramada por ti, no le perteneces"
MUCHOS FUERON LIBERADOS DE EGIPTO, pero no todos eran Israelitas. Muchos en este tiempo se mueven en medio de la congregación de los primogénitos. Pero no todos son hijos, liberados de sus vicios, liberados de muchos dolores por haber dejado Egipto, pero nunca han sido redimidos. Si en realidad eres hijo, entonces se debe cumplir en ti lo que dijo Dios a Faraón. “DEJA IR A MI HIJO PARA QUE ME SIRVA” fuimos comprados para Servir, fuimos comprados para adorar. El cielo es la herencia de los hijos de Dios; es una posesión adquirida no por dinero, o ganada con algún sacrificio. Esta herencia es el derecho de nacimiento de todos los que han nacido de nuevo. La pregunta que debe responder cada uno es: “¿He experimentado este nuevo nacimiento?” “El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” “Lo que es nacido de la carne, carne es,” y es sólo carne; “y lo que es nacido del Espíritu, Espíritu es”; y como el cielo y todas las otras bendiciones del pacto son espirituales, no podemos poseerlas hasta que nosotros mismos seamos “nacidos del Espíritu.”

Seguidores