miércoles, 10 de noviembre de 2010

¿REALMENTE DUELE EL CORAZÓN?

En más de una ocasión he escuchado a la gente en la calle decir, “el corazón no duele”, incluso algunos vienen a la consulta médica, con el convencimiento de que el corazón, nunca duele. Para sorpresa de los que así afirman, me temo que no están en lo correcto. El corazón es un órgano que tiene inervación, y por lo tanto, cuando sufre el detenimiento brusco del flujo sanguíneo de una de sus arterias, lo que se conoce vulgarmente como “un ataque,” o cuando se inflama el tejido que lo envuelve, que se llama “pericardio”, ambas circunstancias ocasionan mucho dolor, que muy pocos lo podrán olvidar. Cuando las arterias del corazón se obstruyen, se produce lo que se conoce como “un infarto”, ante esta situación, el corazón duele, y duele tanto que en algunos casos puede llevar a la persona a un estado de shock.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Tambores del Africa un mensaje indescifrable


La gran mayoría de la familia de los elementos de percusión, se encuentran incluidos dentro de la categoría de instrumentos membranófonos; denominados así porque generan sonidos al ser accionada la membrana a tensión que llevan sujetos. En siglos pasados, en tierras africanas, las tribus primitivas utilizaban no solo como un instrumento rítmico para la danza y la guerra, sino como un irremplazable instrumento de comunicación, con lo cual se podía cubrir distancias insospechadas. Este peculiar sonido de la selva africana, eran verdaderos mensajes que se enviaban unos a otros los nativos pobladores del lugar. Eran auténticos telégrafos de los bosques, que ante la llegada del hombre blanco o alguna otra amenaza se emitían incansablemente.

sábado, 3 de abril de 2010

Sendas Antiguas (click para ver todo)


Dice el libro de Jeremías. Así ha dicho Dios, paraos en los caminos y mirad, preguntad por las sendas antiguas cual sea el buen camino y andad por él y hallareis descanso para vuestra alma. Me llamó la atención esto que dice en el libro de Jeremías, ¡sendas antiguas! uno podría pensar para qué me sirven hoy día esas sendas antiguas habiendo otras sendas mejores y más modernas, más acorde con este tiempo que vivimos. Pasa que es una práctica casi generalizada esto de desechar las cosas viejas para adoptar las nuevas propuestas que existen, hoy la tecnología es diferente, hoy los resultados se ven rápidamente.

Seguidores