lunes, 8 de junio de 2009

Escudriñando los tiempos (click...)


El evangelio de Mateo en el cap. 16 registra las siguientes palabras del Señor Jesucristo. La generación mala y adúltera demanda señal, pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Hipócritas que sabéis distinguir el aspecto del cielo, mas las señales de los tiempos no podéis. Era verdad esto que el Señor Jesucristo estaba diciendo a sus oyentes casuales del momento, la mayoría de los que estaban frente a él, esas personas sabían escudriñar las señales de los tiempos, pero no sabían reconocer al Mesías prometido, no estaban capacitados para comprender que el salvador para Israel estaba en medio de ellos. Es lo que el Señor les reclamó, no tenían entendimiento para escudriñar las Escrituras, pero si demostraban sabiduría para escudriñar el cielo, y decían hoy habrá buen tiempo, u hoy será un tiempo de lluvia. Estos hombres en lugar de preocuparse en buscar las cosas del reino de Dios, se afanaban más bien por las cosas materiales de esta vida. Y aun mirando los cielos en busca de señales, no vieron lo que aquellos magos del oriente vieron, la estrella de la mañana que Dios hizo brillar sobre el cielo de Belén. otros sabios supieron distinguir, y ellos se prepararon para transitar el camino que les llevaría hasta el niño rey, el Dios hecho hombre que según las profecías, debía nacer de una virgen, y así fue, porque cumplido el tiempo, la virgen María dio a Luz a su primogénito, y lo acostó en un pesebre de acuerdo a las Escrituras. Y cuando Jerusalén descubrió lo que estos magos descubrieron, toda la ciudad se conmovió. Es así como Jesús les señaló. Mientras que los Judíos demandan señal, los griegos y también todos los gentiles buscaban sabiduría. Pero una sola es la sabiduría. Dijo Dios: “destruiré la sabiduría de los sabios, y desecharé la inteligencia de los entendidos”. Cuando uno analiza lo que el hombre llama sabiduría podemos notar que esta pretendida y orgullosa sabiduría humana, al hombre le ha enloquecido, le ha sacado la cordura, porque lo ha llevado al punto de clonar su propia especie. Uno se pregunta porqué el ser humano se comporta así, porqué ha enloquecido en su sabiduría. Y la Biblia nos responde a esta interrogante cuando dice. Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, antes se envanecieron en sus pensamientos y su necio corazón fue entenebrecido, y pretendiendo ser sabios se hicieron necio. Mis amigos, esta es la realidad de la sabiduría sin Dios. Una sabiduría simplemente humana terrenal y diabólica. Porque dejando a un lado a Dios pretenden con la ciencia unir a los pueblos y a las naciones construyendo un mundo mejor. Pero no podemos seguir engañándonos. El hombre lejos de Dios nunca podrá volver a construir un mundo mejor. No podrá hacer un Edén de su universo porque sencillamente el hombre vive en pecado y el pecado ha echado a perder todo lo bueno que tenía el corazón del hombre. Jesús dijo a sus oyentes, ¿cómo podéis hacer lo bueno siendo malos? En lo único que puede haber sabiduría, lo único sabio que hoy día podemos hacer es buscar a Dios. Porque el principio de la sabiduría es el temor de Dios. Y este mismo Dios hoy te invita diciendo. Buscad a Dios mientras pueda ser hallado, llamadle en tanto está cercano. Deje el impío su camino y el hombre inicuo sus pensamientos y vuélvase a Dios el cual tendrá de el misericordia y al Dios nuestro el cual será amplio para perdonar. Caminemos este día tomados de la mano de Dios.

Seguidores